BACA.- El regreso del viacrucis viviente de esta villa, luego de dos años de suspensión, fue accidentado, ya que al que hacía el papel de Cristo (Manuel Gómez) le cayó la pesada cruz encima y le lesionó el pie derecho, además de que su suplente José García Ferrera se cayó del madero cuando era crucificado.

José García reemplazó a Manuel Gómez, quien se lastimó el pie derecho al caerle la cruz, en la primera caída del viacrucis.

Ante cientos de feligreses Manuel Gómez, se debilitó al recibir los 25 latigazos cuando estaba frente a Poncio Pilatos, de modo que ya respiraba por la boca y se cansó más al cargar la cruz, que pesa 95 kilos.

El viacrucis comenzó en punto de las 12:40, hora en que se inició el calvario de Manuel Gomes (Jesús), quien al llegar a la calle 24 y realizar la primera caída la cruz rebotó y se le cayó sobre su pie derecho.

La gente se acercó a él y le dieron bebidas rehidratantes. Como pudo Jesucristo se levantó y cojeando llego a la calle 21, pero poco a  poco perdió fuerza y al llegar a la calle 23 ya no pudo más; los organizadores le pedían que cediera el lugar a otra persona.

“No quiero, voy a terminar déjenme terminar, si puedo, si puedo” decía pero luego de unos minutos con los ojos llorosos Manuel Gómez decidió con ayuda de otras personas abandonar el papel de Cristo.

En ese momento Jose García, de unos 40 años y que representó el papel de Caifás, les dijo a los organizadores “si quieren yo puedo hacer el papel”.

De inmediato entraron en una casa de un vecino para ponerse la barba y la vestimenta. Debido a lo fuerte del sol a unas cuatro cuadras José García ya presentaba signos de cansancio al grado de ser rehidratado en varias ocasiones.

Para la tercera caída y debido al sol Jesús prácticamente se dejó caer frente la iglesia de la Purísima Concepción. Luego, cuando era crucificado, la cruz se tambaleó, de modo que José García se soltó y se dejó caer a un lado para no ser aplastado por el pesado madero.

La gente dijo que la culpa era del padre José Yván González Aguilar, quien alargó el recorrido y no salió a ver la representación. “Nosotros asoleándonos y el padrecito guardadito en su iglesia”, dijeron varios files.