El Papa celebra misa con fieles

PUBLICADO

CIUDAD DEL VATICANO (EFE).- Luego de más de 2 meses, el papa Francisco celebró hoy la primera misa permitida con fieles, dedicada al centenario del nacimiento de Juan Pablo II, en la basílica de San Pedro.

La basílica además se abrirá hoy a los visitantes, tras 69 días de cierre debido a la pandemia de coronavirus.

La basílica permanecía cerrada a fieles y visitantes desde el 10 de marzo, cuando se decretó el cierre total de Italia debido a la pandemia y el Vaticano también aplicó estas medidas.

Sólo se habían celebrado los ritos de la Semana Santa con la presencia del Papa, pero sin fieles.

Desde hoy en Italia se volverá a permitir celebrar la misa con una serie de estrictas medidas de seguridad, como el distanciamiento de los fieles y la obligación de llevar mascarilla.

Durante la misa de hoy, celebrada en la capilla de la tumba del papa Juan Pablo II, había unas 30 personas separadas en los bancos, pero algunos sin mascarillas y guantes como es obligatorio para los fieles en Italia.

Concelebraron con el Pontífice los cardenales Angelo Comastri y Konrad Krajewski y los monseñores Piero Marini y Jan Romeo Pawlowski y también hubo un pequeño coro de religiosas, también distanciadas un metro.

En las misas en Italia se prohibía que haya coros durante las celebraciones.

La misa de esta mañana en honor del papa Wojtyla es la última celebración matutina del Papa que se transmite en vivo en esta fase de pandemia, como sucedió todas las mañanas, a las 7, desde la capilla de la Casa Santa Marta.

En la reapertura de hoy de la basílica, la Guardia Suiza se ocupará de organizar las entradas con ayuda de voluntarios de la Orden de Malta.

Se forman filas para entrar

Desde primeras horas de la mañana había filas de fieles para entrar en San Pedro, que estuvo cerrada desde el 10 de marzo.

Los fieles y visitantes no pudieron entrar en la plaza y siguieron un recorrido establecido para entrar en la basílica con la distancia de un metro y se les tomó la temperatura.

En su homilía, el Sumo Pontífice indicó los tres rastros del “buen pastor” que tenía San Juan Pablo II: “Oración, cercanía a la gente y amor a la Justicia”.

“San Juan Pablo II era un hombre de Dios porque rezaba y rezaba mucho a pesar del arduo trabajo que tuvo para guiar a la Iglesia”.

 

 






Más
noticias