La explotación del trabajo y de las riquezas fundadas sobre el sufrimiento es pecado mortal

PUBLICADO

Vivir de la sangre de la gente es pecado mortal. El Papa Francisco en su homilía en la Casa de Santa Marta hablo del pecado de la explotación del trabajo y de las riquezas fundadas sobre el sufrimiento.

Vivir enriqueciéndose sobre la sangre de la gente explotando su trabajo en negro es pecado mortal. Lo dijo el Papa reflexionando sobre el significado de la riqueza comentando la primera lectura del apóstol Santiago en la misa de la mañana en la Casa de Santa Marta.

Las riquezas en sí mismas son buenas – explicó Francisco – pero son relativas, no son una cosa absoluta. Cuando las riquezas se hacen con las explotación de las personas, aquellos ricos que explotan esclavizan el trabajo de la gente pobre.

Más
noticias