Un motociclista se vuela un alto y lo choca un camión repartidor de agua

PUBLICADO

PROGRESO.- Por no hacer su alto, el motociclista Alejandro Vargas Herrera fue atropellado por un camión repartidor de agua, ayer jueves a las 8 de la mañana, en la calle 27 con 52 y resultó seriamente lesionado.

Alejandro Vargas  se quejaba de fuerte dolor en la cabeza, pedía a los paramédicos de la policía municipal que le quitaran el collarín porque lo estaba ahogando y no lo dejaba respirar.

Los paramédicos municipales por su lado le pedían que no se durmiera y cuando vieron que el motociclita cerraba los ojos le decían “Alejandro no te duermas, mantente despierto, ¿Cómo te llamas? ¿Dónde vives? ¿Cómo se llama tu mamá? ¿eres casado o soltero?.

-Me duele viejo, me lastima la cabeza, quítalo –expresa el motociclista herido, quien despacio y apenas audible dijo como se llamaba, que es soltero, dio su dirección y el número telefónico del celular de su mamá.

Un policía municipal habló por celular con la mamá de Alejandro, le explicó que su hijo había sufrido un accidente con su moto y que lo estaban trasladando al Centro de Salud para su atención, y le pidió a la señora que se traslade a esa clínica.

El accidente ocurrió ayer jueves a las 8 horas en la calle 27 con 52, Alejandro Vargas, transitaba a bordo de una motocicleta de norte a sur sobre la calle 52, pero al llegar a la 27 no hizo su alto y atravesó la arteria.

Sobre la calle 52, de poniente a oriente circulaba el camión repartidor placas YP-17-778 cargado con 150 botellones de agua purificada, apenas iniciaban labores, el chofer de la unidad al ver que la moto se volaba el alto intentó frenar para evitar la colisión, pero solo logró disminuir la velocidad.

La parte frontal del camión repartidor chocó contra la moto y debido al impacto el motociclista salió volando y se  estrelló contra la cabina metálica de la unidad y después cayó al pavimento. Alejandro intentó levantarse, pero el fuerte golpe que recibió en la cabeza le causó una herida, así que se desplomó, se arrastró  y quedó sentado en la banqueta.

A un costado del camión y de la moto quedó un charco de sangre. El motociclista shoqueado por el golpe, dijo “que hago aquí” cuando llegaron policías municipales para hacerse cargo del accidente, quienes de inmediato pidieron una ambulancia para atenderlo, pues se veía malherido.

El chofer del camión repartidor de agua purificada de conocida empresa, detuvo la unidad y bajo para ver  qué había pasado, reportó el caso a su jefe  y se mantuvo a la expectativa para esperar al agente de la aseguradora que se hizo cargo del caso.

Más
noticias