No se respeta la veda del mero

PUBLICADO

PROGRESO.— Después de estar seis días por la zona del Arrecife Alacranes, de los cuales cuatro fueron de norte y solo dos de pesca, cuatro ribereños retornaron a Yucalpetén con solo 200 kilos de mero rojo y negrillo y, con ello, apenas sacaron para los gastos de viaje y algunas ganancias para el hogar.

 

Oswaldo Campos Pacheco, uno de los cuatro ribereños que viajaron en una lancha a 65 millas (120.38 kilómetros) al norte de este puerto, dijo que cada vez hay más escasez de mero, la pesca ya no es como hace 25 años.

 

De 38 años de edad, Campos Pacheco recordó que comenzó a pescar a los 14 años de edad y en ese entonces los barcos traían de seis a ocho toneladas de mero y negrillo, así como guachinango.

 

Había buena pesca y se ganaba bien, pero no se cuidó la pesquería, hay muchos barcos y lanchas, agregó.

 

“También hay muchas embarcaciones de puertos de otros estados que pescan mero frente a las costas de Yucatán, hay pesca furtiva, no se respeta la veda del mero, hay sobreexplotación de esa especie”, abundó.

 

“Recuerdo que cuando comencé a pescar los barcos también capturaban mucho guachinango, traían de cinco a seis toneladas, pero acabaron con ese pez y así van a acabar con el mero, hay descontrol, no le atinan (las autoridades) para poner orden, protegerlo (al mero) para su reproducción”, dijo.

 

Opinó que la veda del mero es correcta, pero hay muchos pescadores furtivos, locales y foráneos, y no la respetan.

 

“Hay pescadores que se dedican a otra pesquería, pero si cae un negrillo de 10 kilos no lo devuelven al mar, pues el kilo está a $220, lo descargan en un punto de la costa y lo venden”, indicó.

 

Consideró que para hacer efectiva la veda del mero, no se debe permitir la salida de embarcaciones para pescar canané, guachinango y otras especies de escama, pues si usan anzuelo, lo más seguro es que pesquen mero.

 

Recordó que durante la veda del mero (del 1 de febrero al 31 de marzo), el pescador tiene que ver de donde obtiene recursos para el hogar, donde hay muchos gastos, pues el apoyo que da el gobierno estatal (despensa y vales desde este año, ya no dinero en efectivo) es insuficiente y para recibirlo el pescador tiene que cumplir con jornales de trabajo.

 

“En mi caso, y así lo harán muchos pescadores, saldré a pescar rubia, pargo y otras especies de escama, donde podía ganar más que acudiendo a realizar las jornadas de trabajo del Programa de Empleo Temporal (PET) para recibir el apoyo” , detalló el ribereño.

 

 

 

Vía Diario de Yucatán

 

 






Más
noticias